¿Un cafecito?

7 Feb 2018

La pausa a media mañana para el café es, sin duda, uno de los grandes rituales de la vida en el trabajo y, como tal, ha sido objeto de numerosos estudios. Habitualmente, los economistas denuncian el coste que este momento supone para la empresa, mientras que los sociólogos, por el contrario, insisten en los beneficios para la organización del trabajo de su papel socializador. Pero pocas veces se invita a los empleados su opinión sobre la pausa para el café. Un estudio del instituto demoscópico Ifop les pidió a los trabajadores su opinión al respecto.

Para el 84% de los encuestados, la pausa para el café resultaba importante. Y casi la mitad de los empleados indicaron que comienzan su jornada con breve tiempo para un café, periodo cuya duración oscila entre los cinco y los diez minutos (48% de los encuestados). "Como si fueran verdaderos metrónomos, las pausas del café marcan el ritmo de la jornada y permiten tener unos pequeños momentos de descanso para recuperar fuerzas y ser más eficaces", indica el estudio.

La pausa para el café es un estímulo importante para favorecer la conversación y la discusión entre los empleados, incluso surge como "el momento ideal para construir relaciones más humanas y personales" (91% de los encuestados). La prueba: en el transcurso de sus conversaciones, cerca de 6 de cada diez empelados "declaran hablar de la vida de la empresa en general y el 42% afirma referirse a otras personas de la empresa". En fin, para el 79% de las personas encuestadas, el café permite reforzar un sentimiento de pertenencia y sería el medio más eficaz para mantener y aumentar el espíritu de equipo.

A la empresa le parece tiempo perdido esos minutos que los empleados dedican a conversar con sus compañeros de trabajo. Ahora bien, esos momentos de la pausa del café también constituyen una forma "de optimizar sus capacidades psíquicas e intelectuales", según el 81% de los encuestados. Y siete de cada diez trabajadores perciben la pausa del café como un "instrumento de motivación".

La pausa del café parece tener todas las virtudes para estimular a los equipos en la empresa. Sin embargo, la dirección tiene una percepción muy diferente de la de los empleados. Pocos directivos consideran que la pausa del café favorezca la eficacia profesional, mediante las oportunidades de intercambio de ideas y experiencias, o la optimización de las capacidades físicas e intelectuales. Si esto es lo que piensan en relación con la pausa para el café, ya pueden imaginar cómo pueden llegar a consideran esos momentos para fumar un cigarrillo.

Please reload

Entradas destacadas

¡Gracias George!

1/3
Please reload

Entradas recientes

February 7, 2018

January 30, 2018

December 29, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags